sábado, 27 de octubre de 2012

NOVEDOSO SISTEMA DE APRENDIZAJE: PROPUESTAS DE INVESTIGADORES DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL



 Cada individuo aprende según su forma de relacionarse con los diversos materiales de apoyo educativo (videos, imágenes, texto, práctica). Así se concluye de una investigación que dio como resultado un novedoso programa que permite establecer el método de enseñanza más adecuado según el perfil de cada persona.
¿Se imagina tener a disposición los materiales académicos apropiados para aprender de forma más rápida y eficiente mediante una enseñanza realmente personalizada?

Esta posibilidad es una realidad gracias a una investigación que desarrolla un modelo educativo virtual que conjuga distintos elementos en un esquema de tutoriales inteligentes que tratan a cada individuo de manera diferenciada, para potenciar así sus capacidades de aprendizaje.

Para este fin, se parte de los sistemas de razonamiento basados en casos (CBR). Estos son una forma de razonar fundada en los análisis de diversas experiencias, en un área determinada, para resolver problemas específicos.

“Cada individuo aprende de una manera particular. La utopía de la enseñanza moderna se basa en cómo entregar a cada persona el conocimiento, de tal manera que lo interiorice y lo use para su beneficio y el de los demás”, explica Julián Gaviria, magíster en Ingeniería de Sistemas de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín y creador de la innovación.

Para el estudio, revisó las características de materiales de apoyo educativo disponibles en formato multimedia (que integran texto, imagen y video) e internet, para identificar a qué estilos de aprendizaje benefician. Estos son definidos según el tipo de formato, en este caso: kinestésico (percepción del movimiento), visual, social y auditivo.

Luego, trabajó con dos reconocidas variables de la neurociencia cognitiva, excitement (emoción) y engagement (compromiso), para examinar el comportamiento de los estudiantes frente a cinco tipos de materiales: lectura, audio y video, demostración, exposición académica y práctica.

La emoción (excitement) se relaciona con la confortabilidad y felicidad que le produce a un individuo trabajar con ciertos materiales. El compromiso (engagement) es el grado de concentración al usar estos recursos.

Usó la metodología con seis estudiantes de séptimo grado de la institución educativa Oreste Síndici, de Itagüí (Antioquia), en el área de matemáticas. Además, caracterizó sus emociones usando la imagimática cerebral, una tecnología que permite observar las reacciones del cerebro al exponerse a diversas sensaciones.

El dispositivo que empleó para este procedimiento, llamado neuroheadset –en forma de diadema e inalámbrico–, está integrado a un software que permite rastrear las mediciones neuronales. Así, pudo identificar el tipo de respuestas emocionales de cada joven al material expuesto en la pantalla.

Gaviria explica que en el experimento usó una plataforma de educación virtual llamada Moodle, en la cual se encuentran la base de datos y los algoritmos mostrados a los estudiantes. De esta manera pudo evaluar cada caso particular.


EL EXPERIMENTO

Para la valoración, seleccionó alumnos de forma aleatoria y les practicó la prueba de forma individual. Después elaboró unas tablas en las que clasificó, de mayor a menor, los materiales con los cuales se obtuvo una aprehensión más efectiva.

“Los resultados fueron muy buenos, pues se hizo una evaluación para verificar los logros del proceso; y, en una escala de 1 a 100, los adolescentes obtuvieron entre 75 y 100, es decir, un desempeño entre bueno y excelente”, dice Gaviria.

Esto significa que, dependiendo del recurso pedagógico utilizado, las personas interiorizan el conocimiento de un modo más fácil o más difícil. Por tanto, se pueden elaborar contenidos con los cuales el estudiante pueda interactuar, volver sobre alguno de ellos y trabajar a su ritmo.
 “Si un aprendiz obtuvo una media alta de aprendizaje a través de videos, se le entregaba contenidos en ese formato o, en su defecto, el material disponible en la base de datos con más puntaje para potenciar ese proceso”, explica.

Para Jovani Jiménez, director del Grupo de Inteligencia Artificial en Educación y director de la investigación, este desarrollo permite medir con mayor precisión lo que el estudiante quiere, con miras a que el sistema le ofrezca contenidos adaptados a sus emociones, preferencias y nivel de aprendizaje.

HACIA UNA MEJOR EDUCACIÓN

Según Gaviria, la investigación no termina aquí, pues hay un margen de acción enorme en este campo. “Estamos a las puertas de comenzar una nueva era en la cual nuestros descendientes mirarán hacia atrás y dirán que sus antepasados eran analfabetas cerebrales por el poco uso que le daban al procesador más veloz y de mayor capacidad de almacenamiento: el cerebro humano”.
 Asegura que el reto del sistema educativo es propiciar la educación personalizada, porque cada cual aprende de una manera diferenciada. “Hay que entregar el material de aprendizaje que más se adapte a cada necesidad”.

Este adelanto, según la psicóloga social Eliana Palacio, contribuirá a desarrollar nuevas metodologías de enseñanza que les permitan a los jóvenes potenciar sus capacidades y aumentar sus oportunidades de acceder a una formación de alto nivel.

Tomado de Prensa Universidad Nacional 

No hay comentarios:

Publicar un comentario